vos

que no decís que sí, pero tampoco te arriesgás por el no,
que estás ahí, sin agarrar y sin soltar,
que estás y te vas.
que vas y venís.
que la friendzoneás.
que hacés planes (de forma virtual).
que te comés el mundo, parece,
pero usás servilletas porque te cuidas.
que ganas no te faltan, pero (a veces) te dejás estar.
que cada tanto aparecés, armás quilombo y la fantasmeás.
que “sí, pero”.
(que siempre tenés un pero).
que mejor mañana, que “la próxima”.
que te vas a dormir.
que te colgaste,
que te fuiste a marte,
que se te olvida,
que siempre –mágicamente– te estás quedando sin batería,
que se te prendió una lucecita en el auto y no vas a llegar.
que vivís al palo pero estás relajado.
que mirás y mirás,
que no se te escapa una.
que todo el tiempo sos vos, vos y vos.
que ante la duda, no.
que a veces decís cosas sin pensar.
que a veces pensás tanto que te quedás siempre en el mismo lugar.
que nunca se entiende si te vas a ir o te vas a quedar.
que sabés que sí.
que huís argumentando que “ahora solo te querés divertir”.
que estás ahí, a cada paso que intento dar.
que en el fondo, tenemos el mismo miedo:
(no?) nos queremos enamorar.
que nos aterra que esto nos haga mal.
que sabemos: algo va a pasar.
que yo hablo por vos, porque ni sé qué pensás.
que no tenemos por qué.
que tus amigos y mis amigas no entienden para qué.
que “esto va a terminar mal”, dijo tu amigo cuando tomó unas copas demás.
que nos reímos los dos, cómplices,
en la aventura que nunca se dió.
que no dijimos ni si, ni no.
que a ambos nos advirtieron: esto se va a complicar.
que tal vez ellos tienen razón:
no soy yo, (y tampoco) sos vos.
que, en una de esas, somos los dos.
quién te dice, por qué no.
que conviene dividir todo 50/50 así nos evitamos errores en las cuentas.
que de repente sos , que de repente sos no.
que no me queda claro: ¿empatamos, perdimos o ganamos?
que no sé ganar.
que aprendí a encontrarle el gustito a perder y, a veces,
ese resultado me sienta bien.
que no se trata de acostumbrarse, pero quiero compartirte el video que encontré.
que quiero que viajemos lejos, donde nadie nos pueda buscar.
que soy una soñadora, ni nos hablamos pero
-por las dudas- me armé el bolso de mano.
que si le ponemos ganas, podría funcionar.
que vos no querés, y esta vez no me animo a perder.
que somos así, que somos asá.
que si, que no, que hoy tu indecisión me mareó.
que capaz, que quizás, que otro día se verá.
que venís vos, que voy yo.
que al final, ninguno se la jugó.
que vos decís, que yo digo.
que capaz nada tiene sentido.
que sos vos con vos,
que soy yo con vos.
que por qué.
que si ya fue.
que hashtag soltar.
que agarrame fuerte o dejame volar.
que no me gusta estar viviendo en un eterno quizás.
que posiblemente, que tranquilamente.
que todas las palabras se vuelven incoherentes.
que en un futuro, que tal vez, que quizás nos podríamos volver a ver.
que sí, tenés razón: si no se dio, no se dio.
que no, porque no.
que podemos intentar.
que con mis inseguridades y mis miedos a flor de piel, acá estoy,
escribiéndote.
que si te digo por qué, seguro te reís y no entendés.
que ponés cara de “no sé qué” cuando no querés responder.
que tanta letra nos quedó por escribir.
que hay tanto cuento por contar.
que no fuimos, no somos pero -tal vez- algún día será.
que, como decías vos, la vida es una sola y hay que intentar.
que tus palabras se contradicen con lo que (nos) pasa en la vida real.
que vos decís, que yo digo.
que ni si, ni no.
que vos respondés, yo te escribo y después te desentendés.
que volvés y no entiendo por qué.
que no sé para qué.
que no cerrás pero no abrís.
que no querés mirar atrás teniendo cosas por decir.
que ese humo me lo vendiste a mí.
que yo lo compré, lo pagué caro y acá estoy:
una vez más, pensándote.
que sos vos y soy yo.
que, tal vez, tengamos que admitir,
somos los dos:
ni vos ni yo.

dsc_1801.jpg

 

Anuncios

experta

pies

Soy experta en un montón de cosas. Primero, en dar vueltas. Soy una calesita aun cuando no quiero. Soy experta en posponer. Me pospongo la alarma a mí, de despertarme para darme cuenta que no sos vos.

Soy experta en mal-administrar tiempo. Paso años en lugares que son para recorrer en una semana. Paso noches esperando un día. Paso días esperando una noche. Y hago todo tan pero tan mal, que cuando llega, no estoy. Me voy, huyo, me rajo, me escapo. Hago todo tan mal que cuando el plato me quema, no puedo soltarlo.
Lo agarro, me quemo; ardo.

Soy experta en elegir mal. Tomo malas decisiones desde que nací. Siempre elijo lo menos conveniente, lo que no me va. Por defecto, por intuición, porque soy pésima en mi elección. Soy un caos, por suerte, soy un error.

Soy experta en no corresponder. Va más allá de los amigos del psicoanálisis y teorías que aún no puedo entender. Mi historia me condena, elijo lo que me encandena. Soy esa pésima elección en todos los aspectos. Y sí, soy humana, no creo en seres perfectos: hola, hello, tengo defectos.

Soy experta en los extremos: amo con locura y, para tu sorpresa, odio casi que con ternura. No sé querer a medias. No te puedo solo querer. A veces soy un gris constante y -de a ratos- me entorpezco, me hago fuerte y me enderezo: si me querés, quereme en serio.

Soy experta en hacerme la cabeza. Me armo una película de todo y por todo. Me encanta odiar esto. Pero convivo. Y, de a ratos, nos llevamos bien. Imagino. Creo historias sin parar. Sí, tal vez sea creativa con cosas que puede que nunca vayan a pasar. No lo sé, quizás.

Soy experta en no planificar. No puedo pensar con tiempo de anticipación. Me gusta lo espontáneo, lo que surge. No, las sorpresas no tanto. Simplemente que se de. No quiero esperar toda la semana que sea un día y, cuando llega, aburrirme antes de empezar. No. Me quedo con improvisar.

Soy experta en mandármela. Donde puedo y donde no debo, ahí. Siempre. Al pie del cañón. Casi que si no me la mando dejo de ser yo.

Soy experta en equivocarme. Aprendo a los choques, sí. Soy algo cobarde: decido cosas tirando una moneda al aire. Me hago la que decido “al azar” pero le doy tres chances: como yo, el destino también puede errarle.

Soy esto: un caos con experiencia que -a veces- tiene poca paciencia. Me come la ansiedad. Si tuviera mi propio auto, seguro el líquido de frenos se estaría por agotar. Me cuesta la caja automática, a veces quiero graduar la velocidad. Y no, no sé manejar. Paso de primera a quinta sin poder controlar. De a ratos me dejo llevar.

Soy experta, ya sabrás. En cosas que no interesan, en cosas que “están demás”. Soy esto: diría que un caos irregular. Soy mis malas decisiones, mis improvisaciones, mis extremos, mis equivocaciones. Soy enamoradiza y no sé cómo frenar, arranco y no tengo vuelta atrás. De a ratos quiero un Control Z de la vida real. Aunque sería bastante aburrido si no me pudiera equivocar. Así que acá voy, con mis errores a flor de piel, fallando por doquier,
y si me querés,
ojalá me quieras bien.

 

corazón (d)espinado

cactusbyn

La vida nos cruzó, tal vez fue pura casualidad.
Ese día, esa hora, ese lindo y horrible lugar.
Esa noche, ese auto, esa parada a desayunar.
Esa risa, esa música, esas charlas a medio empezar.
Esa mañana, la almohada, un olor particular.
La sonrisa, la tarde, la foto por WhatsApp.
La espera, el mensaje, la respuesta sin entregar.
Un tic, dos azules, el like de Instagram.
Una imagen, una historia, preguntas sin contestar.
Un mes, cinco semanas, treinta y un días para hablar.
744 horas, 2678400 segundos y no nos pudimos encontrar.
Una agenda, poco espacio para anotar.
No nos vimos, no quisimos, capaz por algo será.
Vos decías “me gustaría” pero solo en subjuntivo vivías.
No entendí, quise huir, retrocedí y volví.
Te fuiste, desapareciste -claro- sin siquiera despedirte.
Si está bien o si está mal, capaz no lo sepa jamás.
No logro descifrar… Acaso sos un jeroglífico sin terminar?
Tal vez si, tal vez no: yo te avisé, yo me voy.
Te dormiste, no quisiste, al otro día te arrepentiste.
Capaz, a las ocho, a todos nos duele un poco.
Un mensaje, una llamada, un WhatsApp de madrugada.
Ni si ni no, lo nuestro nunca acabó.
Ni si ni no, lo nuestro no comenzó.
Ni si ni no, lo nuestro nunca existió.
Ni si ni no,
Nuestro? Acá solo sos vos.